Crucero Costa Diadema

Inicio/Crucero Costa Diadema
viajes ARAN Costa Diadema
Viajes Aran Costa Diadema

Embarcamos en Barcelona en el buque-crucero Costa Diadema, de la naviera italiana Costa. Se trata de un barco de 130.000 toneladas, con capacidad para cerca de cinco mil pasajeros y una tripulación de unas 1.400 personas.

Su funcionamiento lo consideramos impecable, como el de un `reloj suizo´: cabinas confortables y bien equipadas, puntualidad absoluta, sincronización de servicios, limpieza esmerada, personal competente y amable, variada oferta lúdica y gastronómica

En mar agitada el buque mantuvo una estabilidad total y no se acusaba ningún rumor de máquinas. Existían actividades de todo orden, piscinas, jacuzzis y gimnasios, juegos infantiles, clases de gimnasia y baile, casino y salas de juego… Los espectáculos ofrecidos al anochecer, de carácter gratuito, eran de temática variada y algunos de gran calidad artística.     La empresa Costa, en compensación a tanta oferta lúdica sin costo al espectador, mantenía un permanente servicio de bar en todos los rincones del buque a precios bastante elevados.

Especial mención haremos de la gastronomía. En el Costa Diadema funcionaban simultáneamente varios restaurantes. Destacamos los buffet, con una interminable oferta de platos, todos ellos con materia prima de calidad, muy bien confeccionados, y con un amplio horario de servicio.

Otro aspecto a destacar es el de la tripulación. El relacionado con el pasaje – camareros, personal de limpieza – eran de procedencia filipina, muy competentes y amables, conocedores de varios idiomas. La oficialidad, en su mayoría italiana, muy accesibles.

Viajes Aran Costa Diadema camarote

CRUCERO POR EL MEDITERRÁNEO

Breves impresiones de un viaje

9 al 16 mayo 2016

Un aspecto negativo de la vida a bordo podría ser la falta de un espacio confortable de convivencia y relación. Aunque es cierto que este espacio existía en cubierta, con centenares de hamacas extendidas para tomar el sol y descansar. Pero nos hizo mal tiempo.

En este viaje, el Costa Diadema viajó al completo en todas sus etapas. Los pasajeros embarcaban y desembarcaban en cada puerto, hasta completar su recorrido total del circuito. En preguntas a algún oficial, se nos dijo que su procedencia sería a cuatro partes aproximadamente: españoles, franceses, italianos y el cuarto restante de habla inglesa.

La precisión y eficacia a bordo se repitió en las visitas en tierra. Los grupos se formaban con atención al idioma del turista. Es de destacar la gran profesionalidad de los guías, algunos de calidad muy por encima de lo común. Se cumplieron con precisión horarios, recorridos y visitas.

Unas impresiones sobre las ciudades visitadas. Nada diremos, obviamente, de Barcelona y Palma de Mallorca.

Viajes Aran Costa Diadema terraza

Roma: Abruma con su monumentalidad, producto de 2.500 años de historia y cuna de la civilización más destacada de la Humanidad. Es difícil circular por ella. El tráfico es abrumador a todas las horas del día. No existe el metro pues cualquier intento de horadar los suelos encontró  algún resto arqueológico imposible de tocar. En una semana de visita a pie no acabaríamos de abarcar el inmenso patrimonio romano. La nuestra de 5 horas permitió justamente una visión global, y ello gracias al competente guía que nos acompañó.

Florencia: Desde el puerto de La Spezia, donde se desembarca, y hasta Florencia, podemos contemplar la increíble belleza y armonía de la Toscana: sus jardines de ensueño, los bloques de mármol de Carrara (todavía en explotación, después de 25 siglos), su ordenado urbanismo. Y esta impresión se repite, ya en Florencia, especialmente cuando se contempla su casco urbano repleto de maravillas arquitectónicas, desde la terraza amplia a un centenar de metros de altura.

Génova: Otra maravilla de arquitectura y urbanismo, como tantas en Italia. Ese inverosímil Casco Antiguo, con cientos de casas de piedra noble y seis o siete alturas, a las que se accede desde estrechísimos viales peatonales. Y la renovada zona portuaria que ha dado luz y aire a la capital de la Liguria.

Marsella: Punto final del recorrido, antes del desembarco en Barcelona. Otra ciudad inabarcable, punto de encuentro de las más variadas civilizaciones. Visita de tres horas muy aprovechadas gracias a otra joven guía turística muy competente.

ARTE Camarote Costa Diadema
Costa Diadema Restaurante
By | 2017-04-25T15:04:11+00:00 junio 20th, 2016|Crucero, Europa|Sin comentarios

Deje su comentario